Disertación "0": ¿Qué es una disertación filosófica?

El arte de pensar filosóficamente 

Uno de los criterios de evaluación que se repite en todas los bloques temáticos de la asignatura de Filosofía es "reflexionar y argumentar, de forma escrita y oral, sobre..." y después de ese "sobre" se van introduciendo los diferentes temas. 

Por otro lado, en Filosofía de 1º de Bachillerato, es una de las actividades que te van a pedir: aprender a hacer disertaciones filosóficas. De hecho tendrá un peso importante en la nota. Nosotros vamos a describir y practicar bien este proceso para que estés preparado para poder razonar filosóficamente en la vida. 

¿Qué es una disertación filosófica? 

"Realizar un trabajo filosófico, disertación o comentario es ejercitar el pensamiento, dominarlo y al mismo tiempo cambiarse uno mismo. Lo que cuenta es la realidad misma del ejercicio, la capacidad de quien reflexiona para instalarse en el corazón de los problemas y convivir con ellos, hasta que se haga la luz"
Russ, J. (2001). Los métodos en filosofía. Madrid: Síntesis Editorial.  

Básicamente una disertación filosófica es "una demostración argumentada" (Gómez, 2008), o lo que es lo mismo, un ejercicio de reflexión personal acerca de un tema concreto. Es un texto personal, propio, en el que el que lo realiza expone con claridad un problema filosófico y en la medida de lo posible aporta su propuesta para poder darle solución. 

Supone un esfuerzo de reflexión, requiere aprender una técnica expositiva para expresar el propio pensamiento. No olvidemos de que además pretende convencer al lector ppor medio de la argumentación lógica. Se trata de llegar a lograr una reflexión clara, rigurosa y coherente. 

¿Qué no es una Disertación filosófica? (Gómez, 2008)

  • No es un ejercicio de erudicción: es decir que no se trata de exponer muchas ideas de otros, sino de reflexionar con las propias ideas. 
  • No es un desfile de conocimientos: una buena disertación no destaca por consultar muchos autores, sino por compararlos, analizarlos, diseccionarlos, tratar el fondo de la cuestión. 
  • No es un ejercicio de lengua, ni literario: tiene por objeto la reflexión, aunque la corrección gramatical, la coherencia y la cohesión del texto sean importantes. 
  • No es una demostración matemática: porque no se cierra la respuesta, sino que seguramente se abran nuevos interrogantes, no hay soluciones cerradas, sino avance dle saber filosófico. 
  • No es un comentario de texto: no se trata de tomar el texto de un autor y hablar sobre él. Se puede usar como punto de partida, una frase célebre incluso, pero lo más importante es lo que tú aportas. 

Plan de trabajo para realizar disertaciones filosóficas

El modelo de disertación más extendido consta de tres partes: introducción, desarrollo y conclusión. La extensión máxima será de tres caras, mínima dos, aunque no tiene por qué llegar a esa extensión si está bien hecha quizá en menos puedes llevar a cabo tu disertación. De todos modos no olvides que la vas a poner en tu blog, así que será complicado medir la extensión. Por eso preócupate del contenido más que de la extensión. Estas son las partes y lo que deberían contener.


I. INTRODUCCIÓN
Tiene que ser precisa y no muy extensa (10 ó 15 líneas como máximo). En ella se plantea el problema, se subraya su importancia y se desvelan sus presupuestos.Es muy importante que delimites bien el problema sobre el que vas a hablar. Para ello te puede servir este esquema: 
  1. En la introducción no conviene adelantar la conclusión a la que se quiere llegar. A lo mejore s bueno recurrir a una definición del tema, o una aclaración para contextualizar. 
  2. Si el tema no está formulado en forma de pregunta, entonces es bueno y adecuado abrir una o varias cuestiones que muestren el problema o problemas filosóficos contenidos en el mismo. Imagina que el tema es el origen del Universo. Estaría bien empezar por algo así como ¿Es el origen del Universo un problema solamente científico? Con ello, la reflexión se enfoca de forma más directa.
  3. Es conveniente que incluya una enumeración de los pasos a seguir. Es decir, algo así como "a continuación vamos a partir de la idea de creación de la ciencia para constratarla con la filosofía y la religión". 

II. DESARROLLO
  • En esta parte se despliega y llena de contenido el esquema proyectado. Exige poner en juego los conocimientos que se tienen sobre la materia en cuestión, sin divagar hacia cuestiones irrelevantes. Pero debes ser cuidadoso y hacer que esta parte sea la más extensa de la disertación. Debes recoger bien
  • Si el tema se presenta con un texto de la obra concreta de un autor, se interpretará dicho fragmento considerando el conocimiento que se tenga del pensamiento de tal filósofo.
  • Puedes seguir este esquema o uno parecido: 
    • Analizar las diferentes perspectivas que puede haber acerca del tema, exponiendo las distintas opiniones y visiones que existen sobre el problema que estás analizando (Ej: Existencia de Dios). 
    • Puedes recurrir a lo que vayamos aprendiendo en las clases de Filosofía. 
    • También puedes referirte a las creencias y opiniones que están generalmente aceptadas o criticadas por la mayoría de personas. 
    • Pero siempre tienes que argumentar racionalmente estas posiciones, para justificar el por qué las mencionas en tu disertación. 
    • Lo más importante es que analices en detalle los distintos significados e implicaciones de cada elemento. Trata de ver a qué conclusiones lleva cada postura, si son reconciliables y si se pueden contrastar de alguna manera para validar su fiabilidad. 
    • Puedes añadir nuevos problemas que se pueden derivar de tu disertación. 
III. CONCLUSIÓN
  • Es el espacio donde se cierra el tema resumiendo brevemente el desarrollo y formulando la solución o destacando con claridad las consecuencias que se siguen de lo dicho. 
  • Si hemos planteado preguntas en la introducción, será el momento de darles respuesta de manera clara y concisa.
  • Por otra parte, si no consideráramos cerrado el asunto, convendría formular alguna nueva pregunta que indicara por dónde debería continuar la reflexión.
  • La conclusión puede incluir opiniones personales, siempre que se argumenten, y, tam-bién, recursos literarios que impacten positivamente en el lector.
  • Es el momento de exponer tu tesis, la solución que das al problema planteado. Esta posición personal debe estar justificada y debe ser capaz de responder a los argumentos propuestos para el desarrollo.

Rúbrica de Evaluación para las Disertaciones Filosóficas (suponen el 30% de cada Unidad)


Rúbrica para evaluar una disertación filosófica. Creación propia de @JesusMGallardo
Además te voy a pedir que entres en los blogs de los compañeros y que interactúes con ellos para mejorar tus habilidades discursivas. Con esto ya lo tienes todo... Así que a por ello. 

Referencias

1 comentario:

  1. Muy buena entrada! Muy útil para los alumnos de 2º Bachillerato que tienen que hacer una disertación filosófica en la prueba EBAU. Mil gracias!

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido esta Unidad?